Nacho Vidal y las consecuencias de ser actor porno

Nacho Vidal, o mejor dicho Ignacio Jordà González, es toda una referencia dentro de la escena mundial del porno y el actor más importante en España. En esta entrevista deja entrever los entresijos de una profesión muy compleja. Se sincera y habla un poco de los pros y los contras de la profesión y cómo ha vivido su carrera.

– ¿Te consideras un modelo a seguir?

Espero no serlo para nadie.

– Has conseguido fama y ganas mucho dinero haciendo una cosa que te gusta. A muchos esto les atrae.

Hay mucha gente que ha conseguido muchos éxitos, hacen lo que los gusta y tampoco espero que sean un modelo a seguir. Pero en mi caso me imagino que es porque piensan que sólo es follar y que te paguen.

– ¿Y no es esto?

Hay mucho más, cosas complicadas. Llevas un estigma que no te permite entrar en según qué círculos. Un actor porno no es el novio que querrías presentar a tus padres. Creerán que eres un trozo de carne que sólo piensa en follar. Y yo no me considero una polla sin cerebro.

– ¿Intentas hacer tu trabajo de una manera que aleje este estigma?

No intento romperlo porque hace mucho que me di cuenta que no puedo luchar en contra de ello. No puedo ponerme a hacer de DJ sin que la gente espere que me baje los pantalones. Somos un país muy corto de miras, esto en los Estados Unidos no pasa.

– Y, aún así, tú haces de todo: eres actor, eres productor, eres DJ, tienes un restaurante, crías caballos…

Yo soy aprendiz de todo y maestro de nada. Lo que menos sé hacer es follar. Sé hacer otras muchas cosas mejor que esto.

– Pues lo primero que se relaciona con Nacho Vidal es la pornografía.

Sí, porque es el trabajo que he hecho durante dieciocho años. Pero soy humano, tengo familia, perros, amigos, pago una hipoteca. Y al final parece que tus amigos tengan que ser los que cuando te ven dicen: “¡Bravo tu polla!”

– Se te ve cansado.

Al final intentas pasar del tema…

– Si tu hijo quisiera ser actor porno, qué le dirías?

Le explicaría los pros y los contras. Tengo muy claro que gracias a esto he vivido como me ha dado la gana, tengo amigos por todo el mundo, hablo seis idiomas… Pero es un estigma que como persona no recomiendo a nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *